fbpx

Una mirada y la vida en una conexión segura

"Tener la posibilidad de sentirnos seguros con otras personas, es probablemente el aspecto más importante de la salud mental; las conexiones seguras son fundamentales para vidas satisfactorias y con sentido."

¿Te has dado cuenta de lo que sucede en tu cuerpo cuando te miran “feo”?, ¿te has dado cuenta de lo que sucede en tu cuerpo cuando le hablas a alguien y no te mira?

Seguramente, en este caso, habrás tenido la experiencia de malestar, que estarás recordando ahora, tal vez intentando describir tu sensación y traducirla a una determinada emoción.

Sucede que, nuestro sistema nervioso esta hecho para conectar con otros, y cuando no lo logramos o la conexión no es buena, se estresa.

¿Y cómo ocurre esto o por qué?

Aquí tenemos que detenernos un poco a revisar el apego como la búsqueda de conexión entre los seres humanos, búsqueda para la cual nuestro sistema nervioso tiene un diseño y funcionamiento altamente sensible a través de nuestros sentidos y de las redes nerviosas que van desde nuestro cerebro hacia nuestros órganos vitales, conocidas como “sistema nervioso autónomo”.

Esta red nerviosa funciona por “automático”, sin que tengamos plena consciencia o consideración de ella, y trabaja regulando el biorritmo de nuestro cuerpo haciéndolo variar principalmente entre estados de calma (rama parasimpática) y de alerta(rama simpática), de acuerdo a la situación que se vive. Por ejemplo, si ahora mismo tomas consciencia de tu cuerpo y verificas como está tu respiración y ritmo cardíaco, encontrarás, probablemente, que todo está tranquilo. Pero si te animas a levantarte y dar solo 10 saltos, verás que tu ritmo cardíaco y respiratorio harán un cambio acelerándose, gracias a la activación automática de la rama simpática de tu sistema nervioso autónomo. Si luego, esperas unos minutos verás como la rama parasimpática se activa para permitir la vuelta a la calma de tu organismo.

Corazón Roto, Hugo Huerta

En términos sociales, nuestro sistema nervioso autónomo funciona de la misma forma, respondiendo con altísima sensibilidad a lo que perciben nuestros sentidos en términos de aceptación o de rechazo por ejemplo, a una mirada que entregamos o recibimos de otra persona. Si una persona te mira “feo”, o no responde a tu mirada, tu sistema nervioso autónomo pasará de inmediato a un estado de alerta, produciendo también cambios en el ritmo cardíaco y respiratorio, entrando en un estado de aceleración que no solo involucra al corazón y pulmones, sino que también genera una cadena de cambios en todo nuestro organismo, involucrando también al sistema digestivo, músculos, sistema endocrino, cerebro, etc. En esta condición, el estado de nuestro organismo es de estrés, con lo que nos sentimos mal y también comenzamos a pensar de manera diferente, anticipando más peligros y centrándonos en ello, mientras la conexión con las miradas no se logre de manera satisfactoria. En contraposición a esto, cuando logramos conectar con la otra persona de manera optima y pacífica, nuestro sistema nervioso autónomo vuelve a establecer el funcionamiento de la rama parasimpática con lo que volvemos a la calma y a la sensación de bienestar, y nuestros órganos vuelven a su funcionamiento normal.

Como vamos revisando, una mirada puede tener un gran efecto en nuestro sistema nervioso para bien, o para mal. Si la conexión es segura y representa aceptación, confianza de no ser dañados ni rechazados, y además existe sintonía (que nos tomen en cuenta), nuestro organismo se mantiene en modo paz y esto favorece nuestra salud física y mental. Pero si la conexión es insegura, es decir, percibimos rechazo, amenazas o falta de sintonía, nuestro cuerpo entra en estado de guerra poniendo a nuestros órganos en un estado de estrés que podría afectar nuestra salud física y mental.

De esta forma, durante nuestras vidas, hemos ido teniendo la experiencia de miradas gentiles o amenazantes y nuestro sistema nervioso ha ido respondiendo con más o menos estrés a la conexión con personas, con el consiguiente efecto en nuestro cuerpo. Nuestro sistema nervioso autónomo ha ido aprendiendo a confiar o a desconfiar de las personas que han estado a nuestro alrededor.

Cuando una persona llega a mi consulta, lo primero que observo es su tranquilidad o nerviosismo en el primer encuentro, e inequívocamente, al indagar he podido comprobar que las personas que están más ansiosas incluso de ser miradas, son las que han tenido vidas más difíciles en términos de seguridad en sus conexiones más íntimas, porque el encuentro terapéutico es un encuentro íntimo que, de manera instantánea, revive sus experiencias pasadas, activando la memoria de las redes nerviosas de su sistema nervioso autónomo. Aunque la persona piensa en su cerebro, que está en un lugar seguro, en su cuerpo siente la alerta máxima.

El efecto de los encuentros interpersonales en nuestras vidas no se limita a miradas, en realidad están todos nuestros sentidos involucrados desde que nacemos, y el estrés de la inseguridad en las conexiones va teniendo un efecto invisible y a la vez potente en nuestra salud física y mental.

En el  estudio de experiencias adversas en la infancia (ACE por sus nombre en inglés: “Adverse Childhood Experience”), donde se entrevistó a 17.421 personas de las que se tenía registro médico extenso, se compararon estos registros con historias de estrés extremo en su infancia (trauma). Se elaboró una tabla donde las personas debían señalar 1) disfunciones familiares como abuso de sustancias, divorcio, problemas de salud mental, maltrato físico y conducta criminal de alguno de los familiares, 2) Abuso psicológico, físico y sexual y 3) Negligencia de tipo físico y emocional. Con esta clasificación se elaboró una tabla de 0 a 10 puntos, donde haber sufrido alguna de estas experiencias suma 1 punto y así cada persona recibió un puntaje ACE.

Los resultados de este estudio son impactantes, ya que se encontró que las personas con más alto puntaje al señalar experiencias adversas, respecto de las que no tenían estas experiencias, presentaban un 300% más de probabilidades de tener alguna enfermedad transmitida sexualmente, 500% más de sufrir alcoholismo, 900% más de ser un adicto a sustancias intravenosas, 1700% más de sufrir intentos de suicidio, 66% más de sufrir depresión, 33% más de ser violado o violada, 300% más de probabilidades de sufrir alguna de las 10 causas de muerte en la actualidad como enfermedad pulmonar crónica obstructiva, enfermedades cardíacas, enfermedades al hígado, cáncer y enfisema pulmonar.

Como podemos ver, las relaciones interpersonales tienen un efecto físico y mental mucho más importante de lo que llegamos a hacer consciente en el día a día, y entonces te pregunto: ¿Cómo fueron las miradas que recibiste desde tu niñez? ¿Tuviste conexiones seguras? ¿Te miraron y hablaron con amor y dedicación?, ¿Actualmente, como son tus conexiones?, ¿Encuentras calma y gentileza en las personas con las que te relacionas?, ¿Qué entregas tú al mirar a otro, o al hablarle?, ¿Cómo funcionan tus conexiones en tu relación de pareja?, ¿Cuál es la experiencia de conexión que le estás entregando a tus hijos e hijas?

Pienso y creo desde lo mas profundo de mi, que es tiempo de tomar consciencia de lo que significa ser humanos y estar hechos para conectar con otros, porque nuestras vidas pueden ser mucho mas satisfactorias y sanas física y mentalmente en cuanto mas seguras y satisfactorias sean las conexiones que hacemos con otras personas.

Así, cambiar el mundo comienza con una mirada.

Aprende formas de regular las respuestas emocionales de tu sistema nervioso autónomo y así estabilizarte emocionalmente, accede a mi programa intensivo de 30 días aquí

Bibliografía:

Felitti, V, J., Anda, R.F., Nordenberg, D., Williamson. D.F., Spitz, A.M. et al., Relationship of Chilhood abuse and household dysfunction to many of the leading causes of death in adulta., American Journal of Preventive Medicine., 1998.

Lecannelier, F., Apego e intersubjetividad. Ediciones LOM, Santiago 2009

Porges S. Teoría Polivagal, Editorial Eleftheria, 2018.

¿Necesitas ayuda profesional?

Sólo debes presionar el botón y agendar de manera rápida y sencilla una asesoría inicial.

Deja un comentario