fbpx

EL mito del «Narcisista»: Reflexiones sobre ética, etiquetas y estigmatización en redes sociales

En la era digital, la palabra «narcisista» ha adquirido una nueva dimensión, pero ¿cuánto de lo que se proclama es veraz y cuánto es un mito alimentado por las redes sociales? En esta travesía, exploraremos la ética de los profesionales que exponen criterios diagnósticos, los abogados que promueven la limitación de derechos y creadores de contenido que transforman a los narcisistas en seres demoníacos. Desde la prevalencia del trastorno hasta la importancia de evitar etiquetas precipitadas, esta entrada busca desmitificar el narcisismo y fomentar un diálogo más informado y empático en línea.

Los mitos en la historia de la humanidad

Según investigaciones de antropología y arqueología, existe consenso en el sentido de que nuestra especie el «Homo Sapiens», existiría en la tierra desde hace aproximadamente 70.000 años atrás.
 
Mas allá de lo que se cree generalmente, el homo sapiens de hace 70.000 años, compartiría con nosotros las mismas características en cuanto a su inteligencia, si pudiéramos encontarnos frente a frente, nos daríamos cuenta de que estamos frente a un igual, uno más de nuestra especie, a excepción de sus conductas que nos parecerían más parecidas a una tribu perdida del amazonas.
 
El Homo Sapiens de aquel entonces vivia en grupos pequeños, llamados tribus, que no sobrepasaban, en promedio, los 150 individuos que vivían como nómades. Mantenían su cohesión fundamentalmente mediante labores de caza, recolección y cuidado de su mayor tesoro: los niños y niñas.
 
Pero con el pasar del tiempo (miles de años), descubrimos la agricultura y con ello nos fuimos haciendo sedentarios, controlando certezas respecto de alimentos y aumentando con ello la cantidad de habitantes en nuestros asentamientos.
 
Mantener nuestro sentido de pertenencia y cohesión se hizo muy dificil ya que pasamos de grupos de 150 a comunidades y ciudades de mas de 5 o 10 mil personas con diferentes intereses, lo que derivaba en luchas internas.
 
¿Cual fue la solución para mantener nuestra unidad?
 
El uso de esta maravillosa característica humana de poder «Imaginar» permitió la creacion de historias que explicaran nuestra existencia y nuestras dudas existenciales.
 
La creación de mitos y creencias compartidas ha sido una parte fundamental de la cohesión social a lo largo de la historia. Estos elementos mitológicos a menudo proporcionan un marco compartido de comprensión del mundo y valores comunes, lo que facilita la cooperación y la coexistencia en comunidades más grandes. Con el aumento de la complejidad social, los mitos y las religiones han desempeñado un papel crucial en la unificación de grupos humanos.
 

El uso de mitos para fines comerciales en el campo de la salud mental

Algunos creadores de contenido utilizan la construcción de figuras míticas, como el «narcisista», para generar una narrativa que resuene con las experiencias de su audiencia. Al crear una comunidad alrededor de estas ideas (que claramente supera a los 150), podrían establecer un sentido de pertenencia compartido y ofrecer productos o servicios relacionados con la superación personal. Sin embargo, es importante ser crítico y discernir entre contenido genuino y estrategias de marketing que pueden aprovecharse de las emociones y experiencias dolorosas de las personas sin tener el real objetivo de ayudar con sus servicios y productos de autoayuda, sino simplemente venderlos.

¿Cómo distinguir a un creador de contenido serio de un «Creador de mitos»?

Distinguirlos puede requerir un análisis cuidadoso. Un creador de contenido serio tiende a respaldar sus afirmaciones con evidencia, referencias o investigaciones sólidas. Proporciona información equilibrada y reconoce la complejidad de los temas. Además, fomenta la crítica constructiva y el pensamiento reflexivo en lugar de impulsar narrativas simplistas.

Por otro lado, un creador que construye mitos podría depender más de la emoción, generalizaciones excesivas y afirmaciones no respaldadas. Su enfoque podría centrarse más en crear una narrativa convincente para atraer la atención y mantener la participación de la audiencia, a veces a expensas de la precisión y la objetividad.

Es crucial investigar las fuentes, comprobar la veracidad de la información y ser consciente de las tácticas persuasivas. La diversidad de opiniones y la apertura a diferentes perspectivas son signos de un creador de contenido más serio y equilibrado.

 

Definiendo el Narcisismo: Más Allá de los Estereotipos

El Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) es un trastorno mental caracterizado por un patrón persistente de grandiosidad, necesidad de admiración excesiva y falta de empatía hacia los demás. Las personas con este trastorno tienden a tener una visión inflada de sí mismas, buscan constantemente la admiración de los demás y pueden mostrar comportamientos manipuladores, al mismo tiempo que un autoconcepto disminuido y baja autoestima, la que con mucha frecuencia ha sido profundamente afectada por experiencias vinculares en su biografía, favoreciendo el desarrollo de sentimientos de poca valía personal que compensa con comportamientos característicos de este trastorno de personalidad.

Otros rasgos comunes incluyen una preocupación exagerada por fantasías de éxito ilimitado, creencias de que son únicas y solo pueden ser comprendidas por personas igualmente especiales, explotación de los demás para lograr sus propios objetivos y una falta de empatía hacia las necesidades y sentimientos de los demás.

Es importante señalar que el diagnóstico y tratamiento del TNP deben ser realizados por profesionales de la salud mental. Además, no todas las personas con rasgos narcisistas tienen el trastorno; el TNP implica un patrón persistente y perjudicial de comportamiento que afecta significativamente la vida de la persona y la de quienes la rodean.

Es una perspectiva importante destacar que las personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) están lidiando con un trastorno mental y pueden beneficiarse de ayuda profesional. Es crucial fomentar la comprensión y empatía hacia aquellos que experimentan este trastorno, reconociendo que sus comportamientos pueden ser síntomas de un desafío mental subyacente.

Abordar el TNP desde una perspectiva de salud mental ética, destaca la importancia de buscar tratamiento y apoyo adecuados. Esto puede incluir terapia psicológica, como la terapia cognitivo-conductual, que se ha utilizado para abordar patrones de pensamiento y comportamiento asociados con el TNP.

Los profesionales serios de salud mental, al educar sobre la naturaleza del trastorno y la posibilidad de tratamiento, contribuyen a no estigmatizar los trastornos de la personalidad y promover la comprensión y el apoyo hacia quienes los experimentan, en lugar de fomentar una discriminación, desinformación  y «caza de brujas» en contra de personas a las que supuestamente deberían ayudar.

Estadísticas Reveladoras: La Prevalencia del TNP

La prevalencia exacta del Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP) puede variar según las poblaciones estudiadas y los criterios utilizados para el diagnóstico. Sin embargo, se estima que la prevalencia general del TNP en la población general es relativamente baja, alrededor del 0.5% al 1%. Es decir, una de cada 100 personas que conozcas podría padecer un TNP.

Es importante tener en cuenta que el diagnóstico de trastornos de la personalidad, incluido el TNP, puede ser complejo y requiere la evaluación de un profesional de la salud mental. Además, las personas con características narcisistas pueden no necesariamente cumplir con todos los criterios para el diagnóstico del trastorno.

La investigación en este campo sigue evolucionando, y la comprensión de la prevalencia y características de los trastornos de la personalidad está sujeta a actualizaciones a medida que se realizan más estudios y se refinan los criterios de diagnóstico.

Ética en las Redes Sociales: Profesionales y Criterios Diagnósticos

Desde un punto de vista ético profesional, un psicólogo debería ser cauteloso al abordar temas diagnósticos en plataformas de redes sociales. Exponer criterios diagnósticos de trastornos de personalidad sin una evaluación clínica adecuada podría ser problemático.

Es importante considerar la confidencialidad y la privacidad de los individuos, así como evitar generalizaciones que puedan llevar a malentendidos o etiquetados incorrectos. Los diagnósticos psicológicos deben realizarse en un entorno clínico apropiado, donde se puedan realizar evaluaciones exhaustivas y se respete la ética profesional.

La divulgación de criterios diagnósticos en redes sociales, sin el contexto adecuado y sin la evaluación clínica necesaria, puede tener diversas consecuencias negativas en el público. Algunas de estas consecuencias incluyen:

1. Estigmatización: La información malinterpretada o aplicada de manera incorrecta puede llevar a la estigmatización de personas que podrían ser etiquetadas erróneamente como portadoras de un trastorno.

2. Persecución injustificada: Puede generar un ambiente en el que las personas comiencen a señalar y perseguir a otros bajo la etiqueta de un trastorno específico, sin la debida base clínica.

3. Autoetiquetado erróneo: Las personas podrían interpretar mal los criterios diagnósticos y autoetiquetarse o etiquetar a otros de manera incorrecta, lo que podría afectar negativamente su percepción de sí mismas o de sus relaciones.

4. Falta de comprensión: La simplificación de criterios diagnósticos en redes sociales puede conducir a una falta de comprensión sobre la complejidad de los trastornos mentales y contribuir a percepciones erróneas.

5. Confusión: Sin el contexto adecuado, la divulgación de criterios diagnósticos puede generar confusión y malentendidos en el público sobre los trastornos de personalidad.

En resumen, es esencial que los profesionales de la salud mental manejen la información de manera ética y responsable en plataformas públicas, evitando simplificaciones excesivas y fomentando una comprensión más profunda y respetuosa de los trastornos mentales.

Derechos Legales y Etiquetas: El Debate en el Ámbito Jurídico

Dentro del grupo de creadores de contenido que tienden a usar la figura del «Narcisista» en redes sociales se encuentran algunos abogados y abogadas, quienes también abordan este tema psicológico, asociándolo a contenido relacionado a procesos de divorcios o separaciones judicializadas en tribunales de familia. En algunos videos y contenido señalan por ejemplo frases alusivas a que los narcisistas no deberían tener derecho a cuidar a sus hijos por carecer de capacidad de cuidado o competencias parentales; sin embargo, publicar afirmaciones generales sobre un grupo específico de personas, como los «narcisistas», y sugerir restricciones en sus derechos, plantea varias consideraciones éticas para un abogado en redes sociales:

1. Estigmatización y Generalización: Hacer afirmaciones negativas generalizadas sobre un grupo puede contribuir a la estigmatización y la discriminación arbitraria. Es esencial evitar la generalización y reconocer la diversidad dentro de cualquier categoría.

2. Presunción de Inocencia: En sistemas legales éticos, la presunción de inocencia es fundamental. Afirmar que ciertos individuos no deberían tener derechos sin una evaluación legal individual va en contra de este principio.

3. Confidencialidad: Los abogados deben tener cuidado al compartir información que pueda identificar a clientes o casos específicos. La confidencialidad es clave en la relación abogado-cliente.

4. Ética Profesional: Los abogados deben mantener altos estándares éticos, evitando declaraciones que puedan comprometer la integridad de la profesión legal. Deben ser conscientes de cómo sus palabras en redes sociales pueden afectar su reputación y la percepción de la profesión.

5. Respeto por los Derechos Humanos: Declaraciones que sugieran la negación de derechos fundamentales deben ser evaluadas en términos de su alineación con los derechos humanos y legales básicos.

En resumen, y desde una perspectiva seria, los abogados deben ser conscientes de la responsabilidad ética al expresar opiniones en redes sociales, asegurándose de no comprometer principios legales fundamentales y respetando la diversidad y los derechos individuales.

Demonios y Estigmatización: El Lenguaje Sensacionalista de los Creadores de Contenido

Calificar a los narcisistas como «demonios» tiene implicancias éticas y profesionales significativas:

1. Estigmatización: Utilizar términos como «demonios» para referirse a personas con rasgos narcisistas contribuye a la estigmatización. Esto puede aumentar la falta de comprensión sobre los trastornos de personalidad y generar prejuicios injustos.

2. Generalización Injusta: Etiquetar a todos los narcisistas como «demonios» implica una generalización injusta. Los trastornos de personalidad son complejos y existen diferentes niveles de gravedad y variaciones en el comportamiento.

3. Ausencia de Empatía: Utilizar lenguaje tan fuerte puede promover la falta de empatía hacia las personas que luchan con problemas de salud mental. La demonización no favorece la comprensión ni el diálogo constructivo.

4. No Profesionalismo: Los profesionales, ya sean coaches o terapeutas, deben adherirse a estándares éticos que incluyen el respeto y la comprensión hacia las personas con trastornos mentales. El lenguaje inflamatorio no cumple con estos estándares.

5. Responsabilidad Ética: Los profesionales tienen la responsabilidad ética de proporcionar información precisa y equilibrada. Utilizar términos extremos puede contribuir a la desinformación y a la creación de un ambiente poco saludable.

Es esencial que aquellos que trabajan en el campo del coaching o la psicología eviten el uso de lenguaje sensacionalista y se centren en promover la comprensión, el respeto y la empatía hacia aquellos que enfrentan desafíos de salud mental.

Reflexión Final: Más Allá de las Etiquetas y la Posibilidad de Cambio

Iniciando la reflexión final, invito a aquellos que puedan haber sido estigmatizados o señalados como narcisistas debido a contenido poco ético de profesionales a buscar una evaluación profesional que considere la complejidad de los trastornos de la personalidad. En este proceso, fomento la autoreflexión positiva y la búsqueda de apoyo emocional, recordando la importancia de educar a quienes nos rodean sobre la naturaleza delicada de estos temas. En medio de las etiquetas injustas, proteger nuestra salud mental se convierte en una prioridad, priorizando el crecimiento personal sobre la absorción de generalizaciones negativas. La resistencia ante la estigmatización comienza con la comprensión y la comunicación, cultivando un entorno que promueva el respeto y la empatía.

Finalizando, y desde la perspectiva de quienes, frustrados por el fin de una relación, podrían caer fácilmente en acusaciones influenciadas por contenido poco ético, destaco la importancia de resistir a esas interpretaciones simplistas. Es crucial reconocer que el dolor y la decepción pueden nublar nuestra percepción, llevándonos a adoptar etiquetas sin considerar la complejidad de las relaciones. En lugar de aferrarse a narrativas negativas impulsadas por contenido inapropiado, abogo por la búsqueda de una comprensión más matizada a través de la reflexión personal y, cuando sea necesario, la orientación profesional. La liberación de cargas emocionales innecesarias comienza con la elección de interpretar nuestras experiencias desde una perspectiva más equilibrada y compasiva.

¿NECESITAS AYUDA PROFESIONAL?

Simplemente presiona el botón verde y podrás contactarte conmigo para recibir la ayuda que necesitas después de haber terminado una relación de pareja, en un espacio seguro, confidencial, libre de juicios y solo pensado en tu bienestar.
 
Eres bienvenido o bienvenida.

Deja un comentario